Artículo de Comité AMPPI: “Porque más Hombres Deberían Unirse al Comité de Diversidad e Inclusión de AMPPI” Por: Lic. Karla Vázquez

11 Abril 2019

Reflexiones para game-changers y disruptores positivos.

 

Karla Vázquez, miembro del Comité de Diversidad e Inclusión de AMPPI nos comparte un artículo de su autoría.

¿Que porqué soy seguidora de Richard Branson? Pues sí, tienen un punto. Una mujer química farmacobióloga dedicada al trámite y litigio de patentes en una firma de abogados, cómo podría identificarse con un hombre empresario global multimillonario. Lo que reconozco en este hombre polémico es que es un verdadero gamechanger que tiene una forma francamente disruptiva de abordar la diversidad en todos los ámbitos. Me motiva su visión sobre la gestión del cambio y su conciencia de la diversidad como factor competitivo en cualquier negocio y en la vida.

Según Branson, antes las cosas eran más seguras. Tenían una carrera alineada, a menudo la misma que siguió su padre y la mayoría de las madres se quedaban en casa. Pero también dice Branson en su libro Screwit, lets do it: “hoy nada es seguro y la vida es una larga lucha. La gente tiene que tomar decisiones si quiere ir a cualquier parte.” Estas palabras tienen un significado profundo y soy creyente de que la oportunidad te encuentra cuando tienes un objetivo claro.

Así, dentro de nuestra asociación encontré una opción interesante, una oportunidad. En un esfuerzo por entender y atender mejor las necesidades del gremio, el anterior comité de Mujeres de AMPPI se transformó en el Comité de Diversidad e Inclusión.

Diversidad e inclusión dice el título. Esto requiere dos aspectos, reconocer lo diverso y además aprovecharlo. Muy acertado si me lo permiten.

La economía actual está basada en el conocimiento, en la generación de activos tangibles e intangibles basados en el conocimiento. El conocimiento tiene un origen diverso y mientras más diverso y consensado más se aproxima a la realidad. No hace falta tener alguna característica específica para concebir una idea disruptiva que al adoptarse genere un cambio de paradigmas en los negocios y en lo social.

Quizá el punto más difícil es ser consciente de que ya nada es seguro, que el cambio llegó y lo que vemos son solo sus efectos sobre nosotros. La tecnología dificulta cada vez más encontrar los límites entre las horas laborales y el tiempo personal, y las expectativas tradicionales generan mucha presión entre los que efectivamente queremos ir a alguna parte. Quizá el siguiente punto más difícil, es reconocerse diverso y aprovechar identificarse como único y valioso.

Pero los beneficios de la diversidad sobre la economía y la sociedad no son solo intuición. En estudios realizados en industrias que contemplan Canadá, América Latina, Reino Unido y Estados Unidos, las empresas con mayor diversidad étnica presentan mejores resultados que las firmas cuando son más diversas respecto al género; 35% y 15% más probabilidad de tener rendimientos financieros por encima de sus respectivas medias de industria nacional, respectivamente.

Así que esta invitación a participar en el Comité de Diversidad e Inclusión de AMPPI va con dedicatoria especial a todos los hombres gamechangers y disruptores positivos, miembros de nuestra asociación. ¿Por qué solo a los hombres? Porque los hombres tradicionalmente tienen la confianza y (estadísticamente) tienen el puesto de autoridad para alzar la voz y tomar decisiones que perduren. Porque los hombres también son diversos aunque vivan una diversidad invisible, tácita.

En la era de la economía del conocimiento, la motivación del trabajador no solo es la paga, es también el significado que le representa su trabajo, la creatividad que le despierta, el reto que le genera, el refuerzo de su propia identidad al realizarlo e incluso el orgullo que le representa hacerlo y considerarlo bien hecho. Si bien todos somos reemplazables, el esfuerzo económico y el tiempo dedicado a capacitar personal es muy alto; y cuando ya cuentas con los recursos, hacer algunos ajustes es más efectivo que reemplazarlos.

La diversidad como factor competitivo es útil para distinguirse. Las firmas, empresas, universidades, instituciones, etc., se favorecen de ella para destacar respecto a su competencia pues tiene talentos y enfoques disruptores que bien aplicados pueden superar a los negocios tradicionales. Sin ir más lejos, las firmas diversas suelen ser bien aceptadas entre los clientes globalesya que son diversas en su origen y en los miembros que los integran.

La diversidad como factor competitivo para reconocer y adaptarse al cambio generauna marca personal.Hoy observo que los hombres que participan en este y otros comités de diversidad intuyen un beneficio mediante esta participación. Estos hombres han logrado encontrar un espacio para reconocerse y aceptarse diversos, reconocer sus propias fortalezas y debilidades, reconocer el origen de las mismas. Salirte de tu zona de confort puede provocar soluciones disruptivas para áreas de oportunidad personales y laborales.

Entonces, gamechangers y disruptores positivos– sí, ahora me dirijo a todos en su más amplia diversidad - les extiendo mi más sincera invitación a participar en el Comité de Diversidad e Inclusión de AMPPI y les dejo la siguiente frase para reflexionar:

“Si no tienes tiempo para las pequeñas cosas, no lo tendrás para las grandes.” Richard Branson

 

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la AMPPI.

Todos los Derechos Reservados. La reproducción, copia y utilización total o parcial del contenido está expresamente prohibida sin autorización. Asociación Mexicana para la Protección de la Propiedad Intelectual, A.C.