En esta ocasión presentamos el artículo “Discriminación Positiva” de la autoría de la Lic. María Ordorica, miembro del Comité de Diversidad e Inclusión AMPPI.

“Discriminación positiva”

Por: Lic. Maria Ordorica

Comité de Diversidad e Inclusión AMPPI

En el debate sobre la igualdad de género, el término “discriminación positiva” recibe mala fama. Tanto los hombres como las mujeres tienden a sentirse incómodos con el concepto, pero en realidad, todavía no tenemos igualdad en el lugar de trabajo. Después de años de leyes antidiscriminatorias y legislación de igualdad salarial, todavía existe una brecha salarial de género significativa. Todavía hay suposiciones sobre los roles femeninos y los sesgos correspondientes que afectan a las personas de todos los géneros.    

Algo se tiene que hacer, y ese algo requiere que seamos audaces. Preocuparse por que la discriminación positiva no sea ética, es para la persona que quiere preservar el statu quo o la persona que es reacia a causar problemas. Y desafortunadamente, esa parece ser nuestra elección: provocar problemas o avanzar poco.  

Las preguntas clave son: ¿el statu quo es realmente lo suficientemente bueno? ¿Será suficiente el ritmo actual de cambio, a menudo dolorosamente lento? Para mí no. Creo que todos merecemos algo mejor.  

¿Cuáles son los argumentos que nos hacen desconfiar de la discriminación positiva?

Justicia

No sería justo si las mujeres recibieran una “mano” pero los hombres no.

Estoy de acuerdo. Pero ¿estamos seguros de que a los hombres no se les está dando una mano, gracias a los estereotipos y prejuicios que todavía parecen impregnar el lugar de trabajo moderno? Ciertamente parece que algo los está ayudando a ocupar la mayoría de los trabajos mejor pagados y de mayor estatus. El desequilibrio actual tampoco es justo.

¿Por qué no se les debe dar una mano a las mujeres? Ya que tienen que gritar más fuerte, luchar más fuerte, estar más preparadas para demostrar su valía, trabajar más duro para adaptarse. ¿Seguramente una mano en esta etapa sólo está nivelando el campo de juego?

En el área de las profesiones se vivió durante años con la idea de que las personas deberían ser reclutadas o promovidas debido a su género. Si bien claramente no queremos repetir una discriminación primero debemos restaurar un cierto sentido de equidad. Equilibrar sus ingresos y gastos futuros no ayudará, a menos que también encuentren una forma de pagar sus deudas.

Mérito

Nos quieren contratar y ascender por méritos propios.

Por supuesto es lo ideal, pero con menos del 50% de mujeres en muchos lugares de trabajo profesionales, y los números disminuyendo a medida que asciende en la escala, claramente no se está reclutando o promoviendo por mérito en este momento.

Hay pocos trabajos, si es que hay alguno, donde las mujeres hayan mostrado ser menos capaces que los hombres. Si el mérito fuera realmente nuestro único criterio, ya habríamos alcanzado el 50%.  

Entiendo que las mujeres dicen que no quieren sentir que las han contratado por motivos equivocados. Lo entiendo, pero también debemos preguntarnos: ¿es mejor ser rechazado por razones equivocadas?  

Por supuesto, no digo que debas reclutar a una mujer que no esté a la altura del trabajo. Pero si tienes dos candidatos igualmente buenos, un hombre y una mujer, hay un caso para tomar el que mejorará la diversidad general de su equipo, y cuya presencia allí lo ayudará a atraer más reclutas. De nuevo, para corregir el equilibrio.

El cuidado de niños.

Las mujeres están biológicamente programadas para hacer el cuidado de niños. Y así, las mujeres inevitablemente querrán tomar descansos en su carrera, lo que inevitablemente retrasará su desarrollo profesional y reducirá su presencia en los puestos de alto nivel. No se puede evitar.

La sociedad también quiere que creamos que las mujeres son innatamente mejores para limpiar, comprar, cocinar y, en general, cuidar a todo tipo de dependientes. También, aparentemente, son innatamente mejores trabajando por salarios más bajos. Que conveniente. Estas son construcciones artificiales y debemos desafiarlas.  

No es inevitable que las mujeres tomen descansos profesionales, o más bien, que las mujeres tomen más descansos profesionales que los hombres. No hay nada inevitable en un receso profesional que obstaculiza las perspectivas de alguien a su regreso. Es solo cuando se elige devaluar el cuidado de los niños, utilizándolo como una excusa ordenada para dejar de lado a la mitad de su fuerza laboral, que estas cosas suceden. Y si por “discriminación positiva” nos referimos a revertir esa mentalidad, entonces debemos discriminar, hasta que tanto los hombres como las mujeres puedan hacerse cargo del cuidado de los niños y ninguno sea penalizado por ello.  

Creo que la discriminación positiva y las cuotas de género tienen su lugar en la lucha por la igualdad, una lucha que aún no ha terminado. Necesitamos aceptar que la igualdad plena aún se nos escapa, y usar todas las herramientas disponibles para asegurarla.

No es necesario mencionar que esto se aplica no solo al debate de género, sino también a lograr la igualdad en términos de etnia, sexualidad y muchos otros criterios actualmente infravalorados.

Porque si la discriminación positiva es incorrecta, ¿cuánto más es el sistema que la hace necesaria?

Recuerden visitar nuestro sitio web y estar en contacto vía nuestras redes sociales en Facebook @amppiacmx; Instagram amppi_ac; Twitter: @AMPPI_AC y LinkedIn: AMPPI A.C.

 

¡Gracias!

 

 

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la AMPPI.

Todos los Derechos Reservados©. La reproducción, copia y utilización total o parcial del contenido está expresamente prohibida sin autorización. Asociación Mexicana para la Protección de la Propiedad Intelectual, A.C.